Páginas vistas en total

domingo, 8 de abril de 2012

Mi interpretación del solomillo a la Wellington

Para un día festivo
es buena la receta que hoy escribo,
por su gracia y sustancia
y su aspecto de pompa y circunstancia.


 
Yo veo este plato muy inglés, con un toque Arriba y abajo o Downton Abbey, pero en realidad es solomillo envuelto en hojaldre.
He visto muchas recetas y al final me he quedado con los ingredientes que casi todas tienen en común: solomillo, hojaldre, champiñón, cebolla y paté y he procedido al dictado del sentido común (culinario).
Para probar he utilizado solomillo de cerdo, por si me salía un desastre, pero como no ha sido así, la próxima vez lo haré con solomillo de vacuno.

Ingredientes

Una plancha de hojaldre refrigerado o congelado
Una pieza de solomillo de ternera o cerdo
Una cebolla
250 gr de champiñones
Una lata de paté bueno o de micuit
Un huevo
Sal, pimienta, perejil


Dorar el solomillo rápidamente a fuego vivo y pasarlo a una fuente para que se enfríe.
Picar la cebolla en tiras finas y rehogarla en un poco de aceite, hasta que esté blanda y algo dorada.
Añadir el champiñón cortado en láminas y dejar se haga bien, hasta que no suelte agua, salpimentar y espolvorear el perejil picado. Poner al final un poco del paté y mezclarlo bien para terminar de trabar la mezcla. Apartar del fuego y dejar que se enfríe.
Extender la masa de hojaldre, dejando debajo el papel que trae. Recortar de los bordes una cinta y reservarla para el adorno. Batir un huevo.
Encender el horno a 220º, más o menos y dejar dentro la bandeja para que se caliente.
Poner en el centro de la masa el relleno de cebolla y champiñón, formando una especie de pasillo del mismo tamaño que la pieza de carne.
Colocar la carne encima y ponerle un poco de sal. Cubrir la carne con el paté, untado o partido en laminitas.
Envolver el conjunto con el hojaldre, volviendo primero un lado de la masa, cuyo borde se unta con huevo batido y luego el otro, procurando que quede sellado y con buena forma. Remeter los extremos y pegar también con huevo.
Decorar con la cinta de masa de hojaldre, de la manera que dicte la inspiración, y pintar todo el envoltorio con huevo. Con ayuda del papel, pasarlo a la bandeja del horno, que ya estará bien caliente, pinchar toda la superficie con un tenedor para que no se infle y hornearlo unos 30 minutos. Conviene ponerlo en la parte baja del horno para que el hojaldre no se tueste antes de tiempo. Con media hora es suficiente para piezas de un kilo o menos.
Queda muy vistoso y lo mejor es servirlo enseguida para que el hojaldre esté crujiente, pero se conserva bien y también está rico frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario