Páginas vistas en total

miércoles, 11 de abril de 2012

Tarta de manzana en tres capítulos


Primer capítulo. Masa

Forrar un molde con masa quebrada o de hojaldre de cualquier marca, tal como indican las instrucciones del fabricante, dejando el papel sobre el que va enrollada por debajo. Pincharla por varios sitios, y cubrirla con otro papel, puede ser albal o similar al que trae la masa, apretando por los lados para que se quede bien pegada a las paredes del molde. Meterla al horno un rato hasta que se quede dura por los lados y un poco tostada.

Segundo capítulo. Manzanas

Mientras la masa se cuece, se pelan las manzanas, cuatro o más, si se quiere, y se cortan en laminitas. Se riegan con unas gotas de zumo de limón para que no se oscurezcan.
Cuando la masa está cocida, se van colocando las manzanas en capas, de manera que quede todo cubierto y la superficie igualada. Entre capa y capa se espolvorea azúcar y canela en polvo; se mete al horno hasta que la manzana esté blanda. Si se ve que la masa se tuesta demasiado se puede tapar volviendo hacia arriba el papel.

Tercer capítulo. Esto cuaja

Mientras se cuece la manzana, se prepara un batido con dos huevos, azúcar al gusto, entre 1 y 4 cucharadas, según se prefiera más o menos dulce, y un brick de nata. No hace falta minipimer, es suficiente con un tenedor o unas varillas. Cuando la manzana esté hecha, se echa encima el batido y se mete de nuevo al horno la tarta hasta que se cuaje. No tarda mucho, veinte minutos o menos. Y cuando al pincharla con un cuchillo o lo que sea, sale limpio, ya está. Se decora con un poco de mermelada de albaricoque o melocotón y se deja enfriar antes de sacarla del molde. Está muy buena un poco tibia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario