Páginas vistas en total

viernes, 31 de agosto de 2012

Pastel de cabracho



Ingredientes

Media cebolla.
Una hoja de laurel.
Una rama de perejil.
Pimienta en grano.
3 huevos.
500 gr de cabracho ya limpio de pieles y espinas.
250 gr de langostinos a gambas.
0,250 l de nata líquida.
Una taza de tomate frito tamizado (se puede usar tomate frito de bote).
Sal y pimienta molida

Poner a cocer agua en una cacerola con la cebolla cortada en un par de trozos, el laurel, unos granos de pimienta y el perejil. Cuando haya hervido unos diez minutos, añadir sal y el cabracho entero y limpio. Cuando le falten unos minutos para estar cocido añadir las gambas, dejar que den un breve hervor y apagar el fuego. Esperar a que el pescado se enfríe en el agua. Limpiar el cabracho de pieles y espinas, pelar las gambas y desmenuzar bien ambas cosas.
Batir los huevos, la nata, sal y pimienta y añadir el tomate y el pescado. Triturarlo todo junto con ayuda de un minipímer o un robot de cocina y pasar la mezcla a un molde rectangular, tipo “plumcake”, previamente untado con mantequilla o forrado con papel de horno.
Cocerlo en el horno previamente calentado a unos 180-200 º C, al baño María; para ello es práctico poner el molde sobre la bandeja del horno en la que se pone agua. Es mejor echar el agua después de poner el molde para que esta no desborde.
Tarda una media hora en cuajarse, pero conviene comprobar que el puding está cocido pinchándolo con una aguja o un cuchillo, que deben salir limpios.
Desmoldarlo cuando esté frío. Se presenta cortado en lonchas, acompañado con mayonesa y con tostadas, que pueden ser hechas en casa con una tostadora o biscottes industriales.
El caldo de cocer el pescado queda muy sustancioso y se puede utilizar para otro plato, por ejemplo, una sopa, un arroz, etc.

jueves, 2 de agosto de 2012

Quiche Silvia



Compra una plancha de hojaldre
en cualquier supermercado
y forra con dicha masa
un recipiente adecuado,
bien de forma circular
o de paralelogramo,
pincha el fondo y a horno medio
deja que se tueste un rato.
Mientras la masa se cuece
y toma color dorado,
pica cebolla abundante
y rehógala despacio
en poco aceite de oliva
con mantequilla mezclado.
Cuando la veas pochada
añade bacon picado
y deja que las dos cosas
frían juntas un buen rato.
Con pimienta y sal sazona,
tal y como está mandado,
y distribuye el relleno
sobre el hojaldre tostado,
añade huevos batidos
que con nata bien mezclados
han de servir de argamasa
al anterior preparado.
Como corona y remate,
con queso recién rallado
espolvorea el conjunto
y el plato está terminado.
Con media hora de horno
te quedará "niquelado",
aromático y jugoso
tierno y por fuera tostado.
Tiene muchas variantes
este plato afrancesado,
pariente de la tortilla,
nutritivo, rico y sano,
que resulta igual de bien
en un convite esmerado
que en un picnic informal
o tentempié improvisado.