Páginas vistas en total

lunes, 13 de mayo de 2013

La famosa ensalada César


Buscando por Internet me he enterado de que el inventor  de la ensalada César fue un chef  llamado César Cardini, radicado en México, que tenía un restaurante en Tijuana.
Parece ser que ganó no sé qué concurso gastronómico y su ensalada se hizo famosa, pasó a California y de ahí al mundo entero.
La verdad es que yo la tomé por primera vez en México, donde la probé en varios sitios porque me gustó mucho, por la ensalada en sí y porque la preparaban con cierta liturgia ante el comensal, siempre de la misma manera. Tomé nota del invento y hasta me compré en un mercadillo una ensaladera de madera maciza parecida a las que usaban para hacer el aliño, mezclarlo con la lechuga y servirla.

Ingredientes (2-4 personas, según lo que coman y el tamaño de la lechuga, claro)

Una lechuga romana; sale muy bien también con cogollos de Tudela o con lechuga hoja de roble, pero no usar lechuga iceberg, por favor
Unas rabanadas de pan del día anterior
Tres o cuatro anchoas
Un huevo
El zumo de medio limón
Un ajo
Aceite de oliva virgen extra
Unas gotas de salsa Worcester
Un poquito de mostaza
Costrones de pan frito
Queso parmesano


Partir unas rebanadas de pan en daditos y freírlos en aceite. En cuanto estén dorados, sacarlos en un plato sobre papel de cocina para que se escurran y se enfríen.
Lavar y escurrir bien la lechuga, partirla o dejar las hojas enteras, según se prefiera y reservarla.
En la misma ensaladera en que se vaya a servir, machacar con la mano del mortero las anchoas. Agregar el ajo pasado por una prensa y la yema del huevo; mezclar con la misma mano del mortero (o con lo que se quiera) e ir incorporando el aceite en chorrito fino. Enseguida empezará a trabarse como una mayonesa; sin dejar de remover, agregar el limón, la salsa Worcester y la mostaza y seguir con el aceite hasta obtener una cantidad suficiente de aliño. Con la sal de las anchoas será suficiente, no hay que poner más.
Añadir la lechuga y removerla bien para que se impregne del aliño. Poner por encima los costrones de pan y el parmesano recién rallado o en lascas finas, si se prefiere.
Tomarla inmediatamente para que la lechuga no se mustie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario