Páginas vistas en total

lunes, 29 de abril de 2013

Lo mejor de Asturias


He pasado este lluvioso fin de semana con mis amigos de Astur Aldea, el mejor sitio de la costa occidental de Asturias para disfrutar de todo lo que puede ofrecer esa tierra extraordinaria.
La belleza natural, la amabilidad de la gente, y como no, la deliciosa gastronomía asturiana son motivos suficientes para conducir 500 km entre lluvia torrencial, viento huracanado y temperaturas más propias de Noruega que de la península Ibérica.
Por si alguien quiere seguir nuestros pasos os dejo un enlace a su página web y a su perfil de Facebook, donde encontraréis todo la información necesaria.

Página web
Perfil de Facebook


jueves, 18 de abril de 2013

Cocina de fantasía

Seguro que mucha gente aficionada al buen comer es además seguidora de Juego de tronos (o de Canción de hielo y fuego, la saga de George R. R. Martin en que se basa la serie). Los que disfruten de esas dos aficiones están de suerte: podrán recrear la gastronomía de sus lugares de fantasía favoritos gracias a Festín de hielo y fuego, una colección de recetas culinarias pensada para evocar las cocinas y los banquetes de los Siete Reinos.
¿Cuál es plato favorito de Tyrion Lanister? ¿Qué menú sirven en la posada de la encrucijada? ¿A qué sabrán los pasteles de limón que tanto le gustan a Sansa? ¿Qué desayunan los rudos dothrakis?
En las novelas, que son mucho más descriptivas y minuciosas que la serie, los detalles sobre la vida cotidiana  están cuidados con esmero y abundan las alusiones gastronómicas. Chelsea Monroe-Casse y Sarian Lehrer, las autoras de este libro de cocina, han volcado en un bonito volumen las recetas que  publican en su blog, dedicado a los aspectos alimenticios de la serie
 :

Las recetas son curiosas, de aire vagamente medieval, y parecen bastante fáciles y bien explicadas. Incluyen una tabla de sustituciones, por si en nuestra carnicería habitual no nos quieren vender solomillo de uro o pechuga de cisne negro, y cualquier lector habituado a cocinar se dará cuenta de que nadie va a notar si las especias vienen de más allá de los Siete Reinos o son marca Carmencita.

Ideal para regalar a incondicionales de la saga. Para más información



viernes, 12 de abril de 2013

¡Mi primer premio!



Raquel, autora del blog Cocinara http://cocinara.blogspot.com.es/2013/04/premios.html#comment-form, me ha puesto en su lista de blogs premiados ¡qué ilusión! Desde aquí quiero agradecerle este detalle.

Raquel tiene unas recetas estupendas, os animo a vistarla.

jueves, 4 de abril de 2013

Merluza a la gallega


Como dijo el poeta,
te me mueres de honrada y de sencilla
y ya seas merluza o pescadilla
esta simple receta,
tan fácil y completa,
tus virtudes realza y magnifica
y en un momento explica
la lección de modestia culinaria
que da tu suculencia extraordinaria
¡Qué buena estás! ¡Qué rica!


Yo interpreto así este plato tan clásico de la gastronomía gallega y nacional. La receta, o más exactamente el procedimiento me lo explicó un buen amigo de Cedeira al que hace mucho que no veo. Es tan fácil que me da un poco de apuro ponerlo por escrito, pero ahí va.

Ingredientes

Un buena merluza o pescadilla gorda partida en rodajas de unos dos dedos de grosor
Patatas, mejor si son gallegas
Cebolla
Laurel
Pimentón
Ajo
Sal
Aceite de oliva virgen extra


Lavar y escurrir el pescado. Pelar las patatas, partirlas en trozos grandes y hervirlas con agua, sal, la cebolla partida en trozos grandes y una hoja de laurel.
Cuando las patatas les queden algunos minutos para estar tiernas del todo, pasarlas solas a una cazuela de barro, con un poco de su caldo, ponerlas de nuevo al fuego, colocar encima las rodajas de merluza y tapar la cazuela para que se hagan al vapor.
Si no se tiene una cazuela de barro, servirá una de acero que sea amplia, plana y presentable para sacarla a la mesa.
Mientras se cuece la merluza, (tardará entre cinco y diez minutos, según el grosor de las piezas), pelar el ajo, partirlo en rodajitas y refreírlo en un dedo de aceite, más o menos, en una sartén pequeña; cuando empiece a dorarse, retirar la sartén del fuego y añadir una cucharadita de pimentón. En cuanto la merluza esté en su punto, rociarla con el aceite rojo de pimentón y servirla inmediatamente en los platos, procurando dejar el caldo sobrante en la cazuela.