Páginas vistas en total

jueves, 21 de noviembre de 2013

Falso strudel de manzana

Lo de falso se refiere a que he usado masa de hojaldre en lugar de la pasta brick o filo, que según creo es preceptiva para este postre. He preferido el hojaldre porque es más fácil de manipular y más fácil de encontrar también. Para el relleno he hecho alguna aportación de mi cosecha.
 
Ingredientes

Un rollo de masa de hojaldre refrigerada
Tres o cuatro manzanas reinetas
Un  puñado de pasas de Corinto
Unas cuantas nueces
Un vasito de Pedro Ximénez
30 gr de mantequilla
Un poco de pan rallado, dos o tres cucharadas soperas
Azúcar y canela en polvo a discreción


Poner las pasas en remojo con el vino. Pelar las manzanas y partirlas en trocitos, juntarlas con las nueces peladas y partidas en trozos pequeños en una fuente de horno, agregar azúcar y canela, y las pasas con el vino, aunque no todo para que el conjunto no quede caldoso. Mezclar bien y meter la fuente en el horno ya caliente durante 15 o 20 minutos, hasta que la manzana esté blanda, pero no deshecha.
Mientras, poner a calentar la mantequilla en una sartén. Cuando esté disuelta, reservar en una taza un poco, un dedo más o menos. En la mantequilla restante tostar el pan rallado, a fuego bajo para que no se queme, conviene darle vueltas para que se tueste por igual. Cuando esté suelto y dorado, apartarlo del fuego. Mezclar una parte del pan, una cucharada más o menos, con la manzana y demás ingredientes, remover bien y dejar que la mezcla se enfríe.
Calentar el horno a la temperatura más alta que tenga, dejando dentro la bandeja para que se ponga bien caliente.
Desenrollar la masa, dejando debajo el papel en que viene envuelta, recortar todo alrededor un tira de uno o dos cm de ancho y reservarla.
Poner en el centro de la masa el pan rallado que se ha reservado, formando una especie de cama rectangular. Poner encima el relleno, que ya deberá estar frío, dándole una forma alargada, y envolver sobre él la masa.
Aconsejo doblar primero los dos lados más estrechos, luego la parte más alejada de nosotros y por última el lado que está más cerca. Para sellar las junturas, se pasa un pincel impregnado con la mantequilla derretida que se ha reservado. Por último, con las tiras de masa, también mojadas en la mantequilla, se hacen los adornos que se quiera, y se pinta toda la superficie con el resto de la mantequilla. Pinchar el strudel para que el hojaldre no se infle demasiado.
El papel de la masa nos servirá para trasladar el pastel a la bandeja del horno fácilmente.
Meterlo al horno y bajar la temperatura a 180º-200º.
Tardará unos 30 minutos en estar dorado. Si se ve que le falta, se puede dejar un poco más, siempre que no se queme.
Sacarlo del horno y dejar que se enfríe sobre la propia bandeja, para que el hojaldre se termine de hacer por debajo.
Espolvorearlo con azúcar glass y pasarlo a una fuente de servir.

Está muy bueno templado, aunque aguanta bien de un día para otro.